DIEZ RAZONES DE LOS BOGOTANOS PARA VOTAR EN BLANCO

DIEZ RAZONES DE LOS BOGOTANOS PARA VOTAR EN BLANCO

12140654_1491945111101085_1974346464763322738_n

 1. Ninguna propuesta a la alcaldía de Bogotá incluye el nombramiento en propiedad de más de 10 mil funcionarios del propio distrito. Más del 60% de los empleados de la “Bogotá Humana” están tercerizados, es decir que no tienen derechos laborales, prestaciones sociales ni estabilidad laboral; esta situación favorece el clientelismo y la corrupción porque muchas personas y sus familias votarán pensando en conservar el empleo. Una administración al servicio del pueblo nombraría de planta y con todos los derechos a sus trabajadores, incluidos los trabajadores de la salud y la educación. Por estabilidad laboral y contra el reparto de puestos como favores políticos, votemos en blanco.

2. Las alcaldías de la derecha como de la izquierda por igual han sido cunas de la corrupción y del clientelismo: los derechos de los bogotanos como son comedores comunitarios, guarderías y otros, se muestran como dádivas o favores con los que se chantajea al elector. Los programas de asistencia que a nivel distrital han conseguido las mujeres y demás grupos oprimidos (etnias, lgbts) al calor de sus luchas, así como los avances en trato digno a los animales no deben ser presentados como regalos de un determinado gobierno, ni usados como moneda electoral.  Votemos en blanco y defendamos las conquistas con la movilización.

3. Todos los candidatos a la alcaldía de modo directo o disimulado implementarán las políticas neoliberales trazadas en el PND de Santos para la educación, entre ellas la implementación de la jornada única en los colegios en detrimento de las condiciones laborales de los maestros y favoreciendo la tercerización laboral, también continuarán los colegios en concesión desviando los recursos públicos hacia entidades privadas en lugar de fortalecer los colegios distritales. La reforma neoliberal a la Universidad Distrital seguirá su curso. Por el derecho a la educación y los derechos de los maestros, votemos en blanco.

4. En cuestiones de salud la supervivencia de los hospitales públicos y la continuidad de la de todos modos precaria atención, se basa en la super-explotación de los trabajadores, quienes se encuentran tercerizados y en muchos casos sin aumento salarial durante varios años, este “ahorro” es lo que financia las políticas asistenciales mientras se continua implementando el modelo neoliberal de intermediarios financieros (EPS). La Alcaldía de Bogotá debería romper con la ley 100 y liderar un proceso nacional de recuperación de la salud administrada por los entes territoriales, que todos los afiliados a Cápital Salud se atiendan directamente por el distrito. Por salud sin ley 100 Votemos en Blanco.

5. El caos del sistema de transporte no se debe, como quieren hacernos creer, a la forma de conducir o a la “falta de cultura”, tampoco se debe a la implementación o no de un sistema integrado; el caos del transporte lo causa la operación privada que organiza las rutas y la frecuencia de las mismas pensando en las ganancias y no en las necesidades de los bogotanos. En este sistema las pérdidas son de todos y las ganancias son de algunos, ningún candidato propone la estatización del sistema, algunos incluso son sus artífices y otros sus cómplices, necesitamos un transporte para la ciudad con tarifas justas y subsidio para los estudiantes y las personas mayores. No es cierto que unos candidatos harían el metro y otros no, en realidad la construcción del metro es un proyecto del orden nacional, con una planeación que ya está prácticamente definida, la diferencia real radica en la feria de los contratos en la cual cada uno tiene un plan distinto de cómo beneficiar sus amigos o aliados, de hecho esto en gran parte depende del concejo. Por un SITP público, votemos en blanco.

6. Tanto las alcaldías de izquierda como las de derecha han utilizado la fuerza para reprimir la protesta social y criminalizar el derecho a la movilización: paro agrario, protesta estudiantil, protestas por el mal servicio de transporte, vendedores ambulantes, y luchas sindicales han sido reprimidas con el uso del cuerpo criminal del ESMAD, conocido por sus reiteradas violaciones a los derechos humanos, y ataques a los ciudadanos, e incluso a menores como Nicolás Neira. Una alcaldía del pueblo y los trabajadores tendría como punto prioritario el desmonte del ESMAD en toda la capital. Contra la criminalización de la protesta social, votemos en blanco.

7. El discurso que divide la ciudad entre los ciudadanos de bien y los “ñeros” esconde detrás la lucha de clases entre los que tienen y los que no tienen, la ciudad no está mal por la falta de “cultura” ni por culpa de los indigentes. El problema de la inseguridad y la delincuencia no se soluciona con represión ni segregación social, esto es el reflejo de la descomposición de la sociedad, el desempleo, la falta de oportunidades y proyecto de vida de la juventud pobre. Mientras los jóvenes sigan sin tener acceso a educación y empleo digno seguirán agravándose esos problemas sociales. Encerrarlos en el colegio no es la solución sino el acceso sin barreras a la educación universitaria y técnica, y el empleo digno. Por una ciudad que ofrezca futuro a los jóvenes, votemos en blanco.

8. Plan de Ordenamiento Territorial (POT) del distrito sigue siendo, más allá de la demagogia y los discursos, un plan al servicio de las grandes empresas, que segrega y desplaza grupos humanos para beneficio de proyectos urbanistas de los más ricos. Los trabajadores y los pobres seguimos siendo segregados a vivir en pequeños espacios mal diseñados y lejos de nuestros trabajos mientras que los ricos tienen los mejores lugares. Esto sin contar con el daño de los humedales y el medio ambiente. Un gobierno del pueblo tendría que estar comprometido con un modelo urbano sustentable, ecológico y más humano. Porque no lo encontramos en ninguna propuesta, votemos en blanco.

9. No es cierto que el problema de la ciudad sea un problema de “gerencia” y que sus problemas actuales sean culpa de la “inexperiencia” o de la “izquierda”: de hecho las administraciones de la izquierda se han dedicado a administrar la crisis que dejaron las alcaldías de la derecha y a implementar los planes de desarrollo de los gobiernos nacionales, su gran pecado no ha sido ir en contra de los planes de la derecha sino haberse adaptado a ellos. Por una alcaldía verdaderamente alternativa, votemos en blanco.

10. Al igual que en las elecciones presidenciales nos chantajearon para que votáramos por el “menos malo” o contra la “extrema derecha”, ahora nos llaman a elegir entre la paz y la guerra cuando en realidad lo que está en disputa es el control de los territorios y el reparto del poder entre distintos partidos que, aunque con diferencias, están articulados al mismo régimen político. Con el Voto en Blanco Bogotá puede ser un ejemplo y liderar un movimiento por un gobierno del pueblo y los trabajadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s