En las elecciones al CSU : ¡Unidad por la defensa de la Universidad Pública y contra los planes de Santos!

11244069_10152961168653129_1701772734_o
En primer lugar, conviene analizar el marco político en el que se desarrollan estas elecciones y el modo en que se encuadran con respecto a historia relativamente reciente del movimiento estudiantil, estamos hablando, sin duda, del proceso del 2011 y la MANE. Esto porque la Universidad Nacional siempre se ha configurado como un escenario que reproduce a menor escala lo que sucede en el país y porque las consecuencias del accionar en el 2011 se siguen expresando hoy.

El movimiento estudiantil del 2011 logró después de varios años de reflujo, hacer retroceder la lesiva reforma a la ley que rige la educación superior (30 de 1992) impulsada por el primer gobierno de Juan Manuel Santos junto con su ministra de educación, en aquel tiempo, María Fernanda Campo. Tal victoria hubiera sido imposible de obtener sin la masiva movilización estudiantil y sin la coordinación política dentro de la plataforma de la MANE, como primer paso de organización estudiantil, en donde los estudiantes pudieron concretar el Programa Mínimo[1] que recogía las exigencias básicas para mejorar sustancialmente la educación superior pública nacional.

Sin embargo, aquel triunfo no logró trascender y hacerse definitivo (si bien la Reforma se retiró, el gobierno siguió ejecutando pequeñas reformas aisladas en diferentes universidades) porque las direcciones de aquel proceso, privilegiaron sus intereses políticos (posiblemente legítimos) sobre los intereses inmediatos de los estudiantes, de las bases que confiaron en ellos para enfrentar las políticas del gobierno. Así, el proceso entregado a la infinita redacción de la nueva ley de educación propuesta por los estudiantes, se desmovilizó, desmoralizó y entró nuevamente en un reflujo político, y con ello, prácticamente la MANE y el Programa Mínimo de los estudiantes desaparecieron.

Las consecuencias de este proceso parecen expresarse en las actuales elecciones de representación estudiantil al CSU. ¿Qué puede significar el repentino aumento de las planchas? Podemos ubicar básicamente dos razones para esto: un aumento en el descontento de las bases del estudiantado respecto a las representaciones -y direcciones del proceso del 2011- que han ocupado consecutivamente el cargo y una división del estudiantado fundamentada en intereses partidistas. Para ejemplificar, en un principio se nos presentó una plancha 1 “independiente” que pasó a representar los intereses de la Alianza Verde[2] y de la misma manera, resulta contradictorio y paradójico que las planchas 3 y 5, que tienen ambas la bandera de la defensa de la educación pública y que enarbolan el pliego mínimo de los estudiantes construido en el 2011, se presenten en distintas candidaturas. Las diferencias de opinión son siempre bienvenidas, pero ¿a razón de qué dividir de esta manera al estudiantado si se supone que defienden intereses colectivos?

En ese sentido, y con la salvedad de estar dispuestos a brindar un apoyo crítico, teniendo en cuenta que ninguna de las planchas por separado recoge las necesidades más sentidas de los estudiantesy que algunas de cierta manera representan la continuidad del proceso anterior, hacemos un llamado a todas las planchas que dicen luchar por la defensa de la educación pública, especialmente a la 3 y 5, a unirse en un solo programa que ponga adelante los intereses de los estudiantes sintetizados en el Programa Mínimo del 2011, dándole prioridad a los procesos de organización de base como los consejos estudiantiles (con el objetivo de construir una organización realmente gremial y nacional de los estudiantes de universidades públicas) y la movilización, en el marco de un Paro Nacional Universitario, como herramienta política capaz de hacer realidad las propuestas. La unidad no solo nos dará una verdadera alternativa política, sino que también impide el avance de visiones políticas supuestamente apolíticas e independientes, que se plantean como la “alternativa” pero en realidad representan intereses contrarios a una concepción de universidad realmente pública.

Nuestro apoyo crítico se fundamenta principalmente en la propuesta de Congreso Universitario que puede perfilarse como un espacio amplio de encuentro y decisión que deberá responder a las necesidades de cada estamento universitario, pero no puede convertirse en una plataforma política por “la paz con justicia social”[3] y demás intereses que puedan desarticular y desviar políticamente el proceso, como sucedió con la MANE hace ya cuatro años; si bien compartimos el legítimo sentimiento del pueblo colombiano de querer terminar con el inaceptable conflicto armado actual, estamos convencidos de que los procesos de universidad no pueden reducirse a hacer eco de las negociaciones y desviar la atención de los problemas de financiación, autonomía y democracia.

En el caso de que esta unificación de las planchas no ocurra, llamamos al estudiantado a votar por la plancha que a su juicio represente mejor los intereses de los estudiantes y de la educación pública, entre las que hemos mencionado como las más cercanas a ellos la 3 o la 5.
UNES-PST

 

[1] http://manecolombia.blogspot.com/2011/10/programa-minimo-del-movimiento.html

[2] http://www.alianzaverde.org.co/SaladePrensa/Noticias/TabId/159/ArtMID/818/ArticleID/3897/J243venes-Verdes-respaldamos-la-candidatura-Independiente-a-la-Representaci243n-Estudiantil-ante-el-CSU-de-la-Universidad-Nacional-de-Colombia-.aspx

[3] https://drive.google.com/a/unal.edu.co/file/d/0B0uNwNLBnnJGeld3bFk2cXJtaWM/view

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s