SALARIO MÍNIMO 2015 Y “DIETA” DE LA JUVENTUD ESTUDIANTIL

AUMENT~1

Durante el mes de diciembre, en vísperas de la Navidad y las festividades de Año Nuevo, las Centrales Obreras, los Gremios empresariales y el Gobierno de Santos II, aliado de los banqueros e industriales, se sientan a negociar el Salario Mínimo Legal Vigente (SMLV) que regirá para el 2015.

Pese a que a primera vista el incremento salarial parezca ser un asunto propio y exclusivo del “mundo sindical”, de la comisión tripartita, desde UNES – Unidad Estudiantil consideramos todo lo contrario: el Salario Mínimo debe ser un tema laboral cuyo interés sea de primer orden de debate y de lucha social pues le compete al bolsillo e intereses del grueso de la sociedad colombiana y sus sectores más pobres, al 65% de los trabajadores que gana el mínimo o menos de este (17 millones), inclusive, a la juventud estudiantil.

Salario mínimo y estudiantes

Según el CESU, en Colombia existen alrededor de 3 millones de estudiantes de universidades privadas y públicas, institutos técnicos y tecnológicos, etc, sin contar con los compañeros secundaristas y de las básicas. Para el periodo 2010 – 2013, el 79,65% de estudiantes de las IES provenían de familias con ingresos de 0 a 3 salarios mínimos, mientras un 20.34% de estudiantes era de un núcleo familiar que ganaba entre 3 y más de 10 salarios mínimos.

Por otro lado, para el 2012, según el DANE, 60 de cada 100 de trabajadores jóvenes, ganaban menos de un salario mínimo y 23 de ellos, ganaba sólo entre 1 salario y 1.5. SMLV, lo cual desmiente igualmente los datos de 2012 del Observatorio Laboral de la Educación, sobre el ingreso promedio ficticio y abultado de un estudiante egresado de pregrado, avaluado en 1.069.599.

Si bien es cierto la juventud estudiantil en sus niveles básico, secundario y superior es heterogénea, en ella “conviven” pobres y ricos, sectores medios, no obstante, a juzgar por las estadísticas, es claro que la mayoría de ellas provienen de familias trabajadoras y populares, esto debido a que cada vez más, en Colombia y el mundo, crece la clase obrera y los antagonismos de clase, son cada vez mayores.

Los estudiantes cumplen un rol social doble en la sociedad, la escuela y en la familia: como educandos e hijos, pero también como ciudadanos de un país. Las etapas de la juventud suelen ser de educación para el trabajo y trabajo asalariado, aunque muchas veces se combinen ambas, pues hay muchos estudiantes trabajadores y jóvenes trabajadores que no son estudiantes, más si tenemos en cuenta que sólo el 34% logra ingresar a la educación superior.

Tanto en las empresas como las Instituciones de Educación y la sociedad, la mayoría de los jóvenes son las principales víctimas de las políticas salariales del gobierno y los patrones. Para el caso de la mayoría de estudiantes de sectores obreros y populares (el 76%), estos necesitan de la manutención material básica de sus familias con salarios de 0 a 3, también de las “onces”, para el goce de sus derechos democráticos, tales como la recreación, la ciencia y la cultura. En este orden de ideas, debido al déficit de 12.5 billones y desfinanciación de la educación pública, así como la mercantilización y el ánimo de lucro de las privadas, conllevan a que el bienestar educativo integral (refrigerios, vivienda, bonos-sueldo, becas, infraestructura y presupuesto cultural y recreativo, etc) no esté garantizado debidamente a la población estudiantil, a sus sectores más pobres.

Es por eso que los problemas de manutención, matrícula, impuestos para el presupuesto en educación y préstamos de créditos educativos, el bienestar educativo, el mercado laboral y egresados, entre otros, los cuales muchas veces corren por cuenta de los esfuerzos de las familias obreras y populares, están íntimamente ligados al tema de la concertación tripartita del Salario Mínimo de Santos-Centrales obreras-Gremios patronales, por lo tanto, afectan a la sus familias asalariadas más pobres, la mayoría de la población estudiantil y la juventud trabajadora, egresada o no. En Colombia, aunque no estemos en recesión económica como en Europa, los estudiantes y la juventud obrera no gozamos de una garantía de nuestros derechos, debido a la mezquina y terrorista política salarial del Gobierno de Santos y los empresarios.

Negociación Salario Mínimo 2015…

¿Hasta cuándo vamos a tolerar la miseria?

 Desde UNES, llamamos a la Comunidad Educativa y el Movimiento Estudiantil, las organizaciones políticas estudiantiles, los colectivos y grupos, los Consejos Estudiantiles, a la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE) y la Federación Nacional de Representantes Estudiantiles (FENARES), incluido los Jóvenes de la CUT, el magisterio de FECODE, ASPU y los sindicatos de los trabajadores administrativos de las IES, etc, a manifestarse públicamente contra el ajuste salarial de Garzón-Santos para el año 2015, en pro de defender el nivel de vida de la mayoría de las familias trabajadoras y los estudiantes, del mismo modo, los invitamos a que conozcan, firmen y difundan la Resolución de Salario de 1 millón, emanado del VI Congreso de Septiembre (2014) de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

El objetivo es ir aunando esfuerzos para un gran y posible “Movimiento de Víctimas e Indignados por el Salario Mínimo”, con todos los sectores obreros y populares, incluidos los estudiantes, cuyo carácter sea anual, para que, mediante la concientización y la movilización social, estos sean una tribuna de presión e indignación social en la Mesa de Concertación de finales de año, precedida en los próximos años por el gobierno patronal de Santos II, los socios gremiales empresariales, aliados de los primeros, así como la burocracia sindical de la CUT/CGT/CTC y sus presidentes. Un Mitin o Protesta frente a las instalaciones donde se lleve a cabo la Mesa de Concertación Laboral, sería un buen comienzo. ¡La LUCHA es larga, empecémosla YA!

En vía a este objetivo, firmamos y acogemos el mandato democrático de los delegados al VI Congreso de la CUT en la Comisión del Plan de Acción y Plenaria Final, su aprobación unánime de la Resolución sobre el Salario Mínimo de 1 millón, bandera que hoy es tristemente abandonada por su Comité Ejecutivo, debido a sus maniobras antidemocráticas, sintomáticas de la crisis de la CUT. De igual modo, nos sumamos y aportamos a la Campaña que vienen impulsando los compañeros sindicalistas que conforman la Coordinadora Sindical de Bogotá y la Región Caribe, nuestras demandas unitarias son:

  • No más pantomimas. Por un verdadero incremento salarial. Por un Salario Mínimo de 1 millón de pesos para el 2015.
  • No más salarios de hambre. Abajo el aumento pírrico del 4.5% medido con la vara patronal. No más fijaciones unilaterales del gobierno santista. Basta de engaños y mentiras del Ministerio del Trabajo y los empleadores.
  • Por una representación democrática del 65% de los trabajadores que ganan el mínimo o menos que éste. Por el pleno cumplimiento democrático del mandato del VI Congreso y la Resolución del Salario de 1 millón de pesos.
  • Paremos la miseria y digámosle no a la complicidad de las Centrales Obreras con el inhumano e indigno “SMLV”.
  • Por la defensa de la capacidad adquisitiva y las necesidades básicas de la familias obreras colombianas. Por la defensa unitaria del nivel de vida de nuestros maestros, nuestros padres y los derechos de sus hijos, los estudiantes. Trabajadores y estudiantes unidos, movilizándonos por un Salario de UN millón, por un salario digno.

 

UNIDAD ESTUDIANTIL – UNES

 

17 Noviembre de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s