LA NACHO EN CONFLICTO ¿QUÉ UNE A LOS TRES ESTAMENTOS?

LA NACHO EN CONFLICTO ¿QUÉ UNE A LOS TRES ESTAMENTOS?

 

Asamblea en la Universidad Nacional

Se calcula que la deuda acumulada del Estado colombiano con las universidades públicas asciende a 11 billones de pesos, las políticas neoliberales de Santos y sus predecesores pretenden desmontar paulatinamente la financiación de la educación pública y convertir las universidades en instituciones con ánimo de lucro. Quienes crean que con la batalla ganada por los estudiantes y la MANE en el 2011 el gobierno desistió de sus planes se equivocan: solamente los frenó obligado por la fuerza de la movilización.

Es justamente en ese contexto, en el que la Universidad Nacional cada vez se le obliga a tener más autofinanciación y se va convirtiendo lentamente en una feria de posgrados, es reflejo de la política neoliberal, es el subsidio no a la oferta, sino a la demanda, una UN donde cada vez la cobertura crece exponencialmente sin que aumente la planta profesoral ni administrativa, donde la tercerización de los trabajadores está a la orden del día (profesionales por ODS, trabajadores de servicios generales contratados por temporales, estudiantes “monitores” y docencia ocasional); es en esa Nacho donde el conflicto estalla por el eslabón más débil, los trabajadores.

A los trabajadores no les aumentan el salario desde hace 17 años. Según estudios realizados y pagados por la universidad recientemente (“Estudio sobre las condiciones socioeconómicas y salariales de los Trabajadores de la Universidad Nacional de Colombia),  tienen condiciones muy precarias comparados con otras universidades estatales. Esas personas, que muchas veces son invisibles para muchos estudiantes y profesores, pero de cuya labor depende el funcionamiento de la universidad son los que traen los equipos para la clase, apoyan en el laboratorio, en las bibliotecas, en las oficinas. Esas personas ahora se encuentran exigiendo un salario justo. Es pertinente plantear que el estudio también demostró que la universidad aumentó su productividad y que ésta no se corresponde con la calidad de vida de los trabajadores que hacen posible la misma.

Como píldoras para la memoria, y para contrarrestar la campaña de mentiras vía comunicados y medios de comunicación, emprendida por la administración actual de la universidad, se recuerda que a raíz de acción directa de los trabajadores en el semestre anterior con el objetivo de buscar una “mejora salarial” se estableció una hoja de ruta, en la cual designaron a un docente como garante del proceso, en esta salida los trabajadores de la universidad mostraron su mayor disposición al diálogo y la convivencia para lograr una salida al conflicto. Es por eso que la administración radicó el estudio ante el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, pero solo eso. Un gerente que se precie de bueno, gestiona y hace sentir la necesidad de recursos, en esto se centra la exigencia de los trabajadores; por el contrario la administración actual se dedica a generar, a profundizar y escalar un conflicto que se podría resolver con una comisión ante el Gobierno Nacional y del Ministerio de Hacienda, aceptando los 4 puntos planteados por los trabajadores para suspender la asamblea permanente. Eso sí, son muchos los comunicados de la administración, pero pocos los resultados.

La política de la administración ha sido mediante la mentira, la desinformación y el autoritarismo dividir a los tres estamentos de la universidad, impulsar la polarización en la comunidad universitaria y jugársela por enfrentar a profesores, estudiantes y trabajadores como si fueran enemigos. Denunciamos esta política divisionista de la administración de la universidad, estrategia esta que venía de antemano premeditada, son conocidas las precauciones que a estudiantes de posgrado e instituciones se les hacían frente a los conflictos actuales con docentes, estudiantes y trabajadores, es decir nunca ha habido una disposición clara y honesta frente al diálogo y la superación de los conflictos de la universidad. Si la actual administración tuviese una real y clara disposición de defensa de la universidad y de gestión eficiente hubiese superado los 4 puntos básicos que plantean los trabajadores para la salir de la actual crisis.  Ahora bien, el régimen actual como parte de su lógica divide para ganar, de allí la necesidad de unificarnos como estamentos de la universidad y plantear que la universidad es una y no una colcha de retazos como lo pretende la actual administración.

En gran parte la división la ha logrado, pero por fortuna no del todo. Es entendible que el estudiante se sienta afectado cuando ve cerrada la puerta de su edificio, que el profesor sienta amenazada su labor y función misional cuando no puede hacer clase o dedicarse a su laboratorio u oficina. Pero, el derecho a la educación no sólo es el derecho a entrar a clase, el derecho a la educación no lo están amenazando los trabajadores que en una medida desesperada, una vez que ven incumplidos los acuerdos hechos el semestre pasado, bloquean el edificio para exigir sus derechos. ¿Cómo, estudiantes, profesores y trabajadores pueden cumplir su labor si la crisis financiera de la universidad no afecta solo a los trabajadores, sino que por el contrario afecta al conjunto de la comunidad universitaria, por cuanto los recursos cada vez son menos, afectando la posibilidad de una educación pública gratuita y de calidad en Colombia?.

El derecho a la educación lo amenaza la política neoliberal,  encarnada en Santos y la ministra de educación pero que cuenta con sus aliados internos como Mantilla y el vicerrector Hernández, son ellos la verdadera amenaza y el verdadero enemigo en común, no dejemos que provocaciones malintencionadas nos aparten de la verdadera lucha, la pelea por el presupuesto de la educación pública. Los exámenes de admisión no se cancelaron por culpa de los trabajadores sino por culpa de la intransigencia de la administración que se niega a negociar con el COMITÉ PRO-MEJORA SALARIAL del mismo modo que pone trabas para la negociación del estatuto docente, no olvidemos que fue el rector quien suspendió las clases y no los trabajadores.

Por eso tenemos que abogar por la más férrea unidad triestamentaria, y si es posible la unidad entre las sedes de la UN y con otras universidades, con el fin de exigir el presupuesto necesario para que los estudiantes reciban la educación de alta calidad que se necesita, para que los edificios del campus no se caigan en pedazos y para que tanto trabajadores como docentes tengan una remuneración justa.

A la lucha por el presupuesto que es el problema de fondo, se suma la lucha por la defensa del campus de la sede Bogotá, amenazado por intereses de la burguesía con su POT, por eso llamamos a los trabajadores a la unidad entre ellos, y a los estudiantes y docentes a no abandonar el campus pero tampoco a tratar de tomarlo por la fuerza… hacer presencia, rodear a los trabajadores de solidaridad y utilizar la anormalidad académica para discutir y proponer soluciones a la problemática de la universidad, hacer una sola voz por la defensa del campus y por el presupuesto necesario para solucionar el conflicto laboral y brindar una educación de calidad.

¡Por  la unificación de los conflictos!

¡Todos unidos por la defensa de la Nacho!

¡La Nacho no se vende, la Nacho se defiende!

¡Unidad triestamentaria contra Santos y Mantilla!

 

Unidad Estudiantil (UNES)

Partido Socialista de los Trabajdores

Colombia – Septiembre de 2013

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s