Universidad Nacional de Colombia ¿Por fin tendremos Hospital Universitario?

Transcurridos  dos semestres de la crisis  de la Facultad de Medicina por falta de sitios de prácticas, los avances del proyecto del hospital universitario, si bien parecen comenzar a tener forma, son modestos.

Durante el segundo semestre del 2011, la facultad de medicina atravesó por una de sus más profundas crisis. El cierre de la Clínica Carlos Lleras, principal sitio de práctica para los estudiantes de esta facultad, derivó en un paro estudiantil del pregrado y de algunas especialidades médicas, y además, trajo consigo la cancelación de los semestres del pregrado y puso de relieve lo que significó la pérdida del San Juan de Dios.

Bien dicen que las crisis en ocasiones son buenas. El paro estudiantil trajo como resultado una mayor prelación para la universidad en cuanto a espacios y convenios con los Hospitales del distrito. También evidenció la ineptitud acumulada por los administrativos de la universidad para  resolver el proyecto del hospital universitario. Así, tras encontrar una solución a corto plazo con más convenios, se planteó una hoja de ruta para la consecución del hospital.

La nueva decanatura de la Facultad de Medicina anunció  el pasado mes de diciembre que el proyecto de hospital, ya tiene figura jurídica. Bajo el nombre de Corporación Universitaria Nacional: Ciencia, Innovación, Tecnología en Salud – CUCIT’S- la Secretaría de Salud del Distrito reconoció a la nueva entidad. La formación de la misma se hizo en asocio con AEXMUN – Asociación de exalumnos de medicina- y la Universidad.*

¿y la Financiación?

A los ya miles de pesos invertidos en el proyecto de hospital universitario, ubicado en las instalaciones de la Clínica Santa Rosa, se sumará una parte del presupuesto de la universidad que estaría alrededor de los 35 mil millones de pe­­sos. Por supuesto, esto no es suficiente, dado que se requieren aproximadamente 600 mil millones de pesos en total.* Ante la negligencia por parte del Estado de echarse la mano al bolsillo y girar los fondos que se requieren, la universidad acude a la solidaridad de sus egresados para financiar dicho proyecto. Ojala y pese a los múltiples avatares, esperamos que en el segundo semestre del 2013, para cuando se tiene presupuestado la clínica Santa Rosa opere al menos de forma parcial, podamos ver materializado nuestro sueño: tener un hospital propio de la Universidad Nacional.

El hospital en contexto: la crisis del sistema de salud.

La difícil consecución del proyecto de hospital universitario, así como la crisis de otros hospitales universitarios del país, como por ejemplo el Hospital Evaristo García de la Univalle, obedece  por supuesto también a la falla estructural del actual del sistema de salud. Bajo la lógica del mercado de la medicina que impone el sistema de salud, se les obliga a los hospitales universitarios a  que tengan unas funciones puramente asistenciales, con recursos limitados y bajo el control de los costos**. Añadido a estas exigencias financieras, que son iguales para hospitales públicos y universitarios, a estos últimos les exigen mayores resultados por ser centros de investigación y docencia. Todo esto con los mismos recursos.

Asi, el proyecto de hospital universitario de la universidad ha tenido sus principales trabas en esto, pues para ser viable debe insertarse en la lógica del sistema de salud, cumplir sus funciones propias de hospital universitario pero también generar resultados financieros. Tan es así, que muestra de ello ha sido la búsqueda de alianzas con privados para financiar el hospital, otrora época con CAFAM, y ahora con AEXMUN.

Reforma: “Reparcheo” a la Salud

En palabras del Dr. Saul Franco, el actual proyecto de reforma al sistema de salud, sólo constituye un “reparcheo” *** y por supuesto no resolverá la crisis del sistema, y mucho menos traerá solución a la crisis de los hospitales universitarios. En resumen, continuará la intermediación financiera  a través de las EPS, que cambiarán su nombre a Entidades Gestoras de Salud. Esto sólo con el fin de liquidar algunas EPS que no tengan solvencia y concentrar recursos y funciones en unas pocas. Por otro lado, la creación de un fondo común que centralizaría los recursos,  reemplazando al actual FOSYGA, y que se llamará Mi Salud, administrará los recursos y pagará directamente a los hospitales y clínicas.

En conclusión, continuará la fragmentación del sistema salud, unos servicios para pobres, otros para los sectores medios y otros para los ricos. Pero quizás uno de los principales daños con el proceso de reforma, será la liquidación de la acción de tutela como único recurso al que apelaban muchos para resolver sus necesidades en salud.

Para cambiar el sistema…

Para que la salud sea reconocida como derecho fundamental y que debe ser garantizado por el Estado Colombiano, se requiere de la participación de todos los sectores sociales. El momento político que se vive debe ser aprovechado para exigir un cambio definitivo. EL presidente Santos se juega su estrategia para ser reelegido y es uno de los momentos en los que el sector salud está en la mira. Es un momento para volcarse a la calles y demandar por el reconocimiento de la salud como derecho, una oportunidad que puede no volver a darse, mientras que la crisis pude profundizarse cada vez más.

* http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co
** Eslava, J. Hospital Universitario y Crisis hospitalaria en Colombia. Revista Gerencia y Políticas de Salud. N° 2 Septiembre de 2002.
*** Franco, S. Reforma en Salud: ¿el parto de los montes? En: razonpublica.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s