Chile y Argentina: Dos momentos del mismo modelo educativo

Escrito por PSTU-Argentina  

La lucha estudiantil chilena desnudó el desastre provocado por los planes del Banco Mundial aplicados a fondo por la dictadura de Pinochet y los gobiernos que siguieron: la Concertación y el actual de Sebastián Piñera. El gobierno de Cristina buscó utilizar electoralmente las diferencias que existen entre la educación de nuestro país y la chilena. En efecto, en Argentina hay universidad gratuita, y el Estado garantiza la educación en los distintos niveles. Hay un deterioro creciente, pero está mejor que la chilena. El oficialismo intenta demostrar que la diferencia es producto de la política del actual gobierno, a diferencia de lo que hace un “neoliberal” como Piñera. No es así. En 8 años de kirchnerismo, la educación no está mejor, sino cada vez peor. Por eso, en nuestro país también hubo y hay grandes luchas docentes y estudiantiles.

 
Proyecto mundial
Los actuales proyectos vienen del plan neoliberal del Banco Mundial y las entidades financieras, como parte del Consenso de Washington de los ’80. Un documento de la UNESCO, titulado “La educación encierra un tesoro”, demostraba bajo ese título simpático como la educación mundial era un negocio inexplotado, y que el capitalismo mundial se propuso aprovechar. Todos los gobiernos del mundo tomaron esos criterios. En Chile y Argentina también. En Chile, gobiernos de distinto signo, tales como el de la “socialista” Bachelet y el actual, dieron continuidad a la educación pinochetista. Y acá, el actual gobierno continuó con la educación menemista. La Ley Federal de Educación y la actual Ley de Educación Nacional, aunque por su formulación parezca más progresista, son muy similares. Y para la universidad, directamente se mantiene la Ley de Educación Superior (LES) de Menem. En esto no hay diferencias entre los distintos candidatos de los partidos patronales. Han debatido sobre casi todo, excepto sobre educación. Por una razón muy sencilla: están todos de acuerdo.
 
Las diferencias sólo son de ritmos y de modos
Las diferencias entre la situación educativa chilena y la argentina, no se explica porque haya “distintos modelos”. Hay diferencias, pero son diferencias sobre ritmos y modos de aplicación del mismo proyecto: el esquema educativo argentino de hoy es solo una etapa de un camino que termina en el sistema educativo chileno.
Por eso, acá estamos cada vez peor, y la educación cada día más privatizada.
Si hay diferencias, no es porque el actual proceso político de Néstor y Cristina Kirchner hayan desandado el camino iniciado por el neoliberalismo, sino porque durante décadas las luchas de los docentes, estudiantes y toda la sociedad en defensa del derecho a la educación, han puesto obstáculos a los planes del Banco Mundial que todos defienden.
La única manera de defender la educación es pelear por otro modelo de país, obrero y socialista, que tome el camino de la segunda y definitiva independencia y el fin del lucro como brújula de todos los aspectos de la vida.
 
Parecidos y diferencias
¿Por qué luchan en Chile? Contra el lucro y el mercado en la educación, y un Estado que se desentiende del derecho de sus habitantes. Sus puntos salientes son el arancelamiento carísimo de las universidades y la municipalización de las escuelas primarias y secundarias.
Para entrar a la universidad, se debe rendir un examen, el PSU, pago, y que pasan muy pocos. Tanto la universidad estatal como la privada son pagas. El 84,2% del costo de la educación es pagada por los particulares, y solo el 15,8% lo pone el Estado (datos del Observatorio Chileno de políticas educativas).
El Estado financia lo que pagan los alumnos, con créditos a interés del 2% anual en la pública y del 6,4% en la privada. El 60% de los que inician abandonan, pero igual pagan. Por eso, los estudiantes denuncian “5 años estudiando y 15 años pagando”. Cuando se recibe, un estudiante debe al menos 50.000 dólares, el costo de una casa en Santiago de Chile. Por eso, la escolarización universitaria es muy baja, solo el 27% (una cifra similar a Bolivia, económicamente inferior).
 
¿Y por casa cómo andamos?
En Argentina el sistema universitario es libre y gratuito. Sin embargo, la tasa de escolarización no es muy diferente: el 33%. Y solo egresan 6 de cada 100 estudiantes que ingresan. Pero además, es tan desigual como en Chile. Solo estudian el 16,5% de los jóvenes de 18 a 24 años del 30% más pobre de la sociedad, contra el 47% del 30% más rico. Todos los datos son de la Fundación Mediterránea.
Además, aunque nuestras universidades no se encuentran aranceladas, se subordina a través de la CONEAU –organismo rector del sistema- el conocimiento a los intereses de las empresas. Por otra parte, los ciclos de posgrado, que dan los conocimientos fundamentales, son todos pagos.
A la vez, bajo el concepto de “inclusión”, eje de la actual Reforma de la Secundaria, se refuerza el papel de contención de la escuela, para retener lo que la sociedad expulsa: los chicos van a la escuela a comer y permanecer. A su vez, la deserción y el abandono obedecen a la pobreza, el desempleo y la marginalidad, y no al sistema educativo. Los docentes deben ocuparse de problemáticas sociales en lugar de enseñar. ¿Dónde queda la calidad educativa? La escuela solo educa para condiciones laborales informales, para aceptar la explotación creciente.
Además, cada vez más docentes se ven obligados a aceptar relaciones laborales precarizadas, monotributistas. Por otra parte, las escuelas se caen a pedazos. Los estudiantes y docentes tienen que pelear para que pongan vidrios, gas, arreglen los baños, no hay agua, luz, los pozos desbordan. El presupuesto que se destina a educación (6% del PBI) es completamente insuficiente, mientras que los recursos se utilizan para subsidiar grandes empresas o pagar la deuda externa. Aquí también el Estado se desentiende de la educación.
 
Un solo plan
En Chile ya está casi todo privatizado. Acá privatizan más lentamente, mientras se crean las condiciones, a través del deterioro, para que la sociedad rechace la educación pública y opte por la privada. Nos van llevando al mismo escenario. Se sigue subsidiando la educación privada (tanto religiosa como simplemente comercial).
La escuela pública se vacía, la privada engorda su matrícula. Al final del túnel, nos espera la situación chilena.
 
Por una educación al servicio de la clase obrera y el pueblo
Nuestra corriente internacional, organizada en la LIT-CI, y su sección en la Argentina combaten desde hace décadas por lograr una educación que, en vez de sostener los privilegios de los patrones y servir, centralmente, para “capacitar” trabajadores para la explotación capitalista, produzca una formación integral al servicio de las necesidades de la clase obrera y el pueblo.
Reflejando esta lucha, en su programa (publicado en julio de 1985), el viejo MAS hacía algunas definiciones que conservan validez: “La educación es otra muestra del desmoronamiento de la Argentina capitalista. Nuestro país fue en este renglón uno de los más avanzados, un ejemplo (junto con Uruguay y Chile) en América Latina (…) Hoy sufrimos un desastre a todos los niveles, primario, secundario y universitario, como lo expresa, entre otras consecuencias, un creciente número de analfabetos funcionales.
Decimos claramente que un pueblo en la miseria, un país saqueado por la oligarquía y el imperialismo, no puede tener educación floreciente. Y con mayor razón, al crecimiento de la miseria popular se le han sumado la reducción del presupuesto educativo y la ofensiva contra la escuela y la universidad públicas, desatada por los institutos privados de los curas y demás mercaderes de la educación.
Frente a esta situación el MAS denuncia como inútiles todas las medidas de curanderismo pedagógico… inventadas por el Ministerio de Educación. El MAS dice que sólo con las siguientes medidas de fondo se revertirá el proceso de degradación de la educación argentina.
Tal como lo recomienda la UNESCO se destinará el 25 por ciento del presupuesto nacional a la educación púbica. Los fondos se obtendrán mediante el corte de todo subsidio a la Iglesia y a cualquier tipo de escuela privada, la aplicación de impuestos extraordinarios a las grandes fortunas y la suspensión del pago de la deuda externa.
¡Basta de escuelas para ricos y escuelas para pobres! Por una sola escuela y una sola enseñanza estatal, laica, gratuita e igual para todos, obligatoria a nivel preescolar, primario y secundario. Que sea realmente gratuita mediante el suministro por el Estado de los útiles, libros y uniformes y con comedores y becas para los alumnos que lo necesiten. La escuela oficial será la única habilitada para dar títulos y certificados de estudio. […]
Por la universidad estatal y gratuita con planes de estudio y de investigación al servicio de los trabajadores y el pueblo. Por el ingreso irrestricto a la universidad y un amplio plan de becas, comedores y residencias estudiantiles. Por la autonomía universitaria, académica, económica y de conducción.: el gobierno de la universidad será formado por los estudiantes, profesores, no docentes, con mayoría estudiantil. […]
Por la nacionalización de los institutos de enseñanza privada de cualquier nivel –primarios, secundarios y universitarios- con expropiación de sus edificios, terrenos, material didáctico y todos sus bienes para que sean inmediatamente transferidos a las escuelas y universidades del Estado”.
Desde que se escribió ese programa la política del imperialismo ha avanzado a un planteo aún más nefasto: que la educación debe ser centralmente un gran negocio. Y que la educación y la investigación deben estar orientadas y subordinadas exclusivamente a los intereses de las multinacionales. Por eso es necesario reafirmar el programa del viejo MAS, enfatizando el llamado a defender el derecho de los trabajadores y el pueblo a una educación al servicio de sus necesidades y las del país.
Esto pasa hoy en la Argentina por reclamar la anulación de las leyes de Filmus- Kirchner: la LEN, la Ley de Financiamiento Educativo, la Ley Nacional de Educación Técnica y la Ley Nacional de Educación Superior que viene de Ménem. Porque esas leyes son las que expresan en nuestro país la política de convertir a la educación en un negocio y someterla a los intereses de las multinacionales.
En su lugar, debemos centrarnos en la lucha por un sistema único, estatal, gratuito, laico y científico al servicio de los trabajadores y el pueblo.
Esto incluye enfrentar los avances de la descentralización educativa que el kirchnerismo ha profundizado, con la renacionalización de la educación, con el currículum único nacional y la validez nacional de los títulos. Debemos exigir el inmediato aumento del presupuesto educativo para encarar las obras necesarias que garanticen escuelas y universidades en condiciones, sin paredes y techos que se derrumben, con calefacción y refrigeración adecuada y todas las instalaciones en condiciones.
Junto con ello es necesario garantizar instalaciones y docentes suficientes para asegurar aulas que no estén atestadas, y escuelas que no funcionen como mero centro de contención de la miseria popular, sino con un número de alumnos por docente y aula y en condiciones que permita enseñar y estudiar adecuadamente.
En el plano laboral docente la lucha debe traducirse en la conquista del nomenclador nacional salarial único y convenio único, desterrando toda forma de precarización laboral. En el ámbito universitario debemos oponernos al pase de cada vez más contenido educativo de las carreras de pre-grado (licenciaturas y tecnicaturas) a las de posgrado (doctorados y posdoctorados), garantizando la gratuidad de la enseñanza a todos los niveles (pre y posgrado). Y exigir el nombramiento con cargo rentado de todos los ayudantes y profesores que están ad honorem.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s